Cómo recoger información después de un accidente personal en California

 

En el momento en que ocurre un accidente, una de las cosas que no puede pasar desapercibida es el tiempo. Es decir, no puedes dejar que transcurra el tiempo sin hacer absolutamente nada. El tiempo reviste de gran importancia, pues una vez que transcurre, no hay vuelta atrás.

Ahora bien, ¿qué relación tiene esto con las lesiones personales? Como hemos dicho, cuando un accidente tiene lugar, es importantísimo aprovechar el tiempo, especialmente en esos momentos inmediatamente posteriores al incidente. Lo primero que deberías hacer es recoger información sobre los aspectos del accidente y documentarlos tanto como te sea posible, ya sea tomando fotos o recogiendo el testimonio de los testigos.

Seguramente te preguntarás: ¿Por qué no hacerlo después, con más calma y serenidad? Y la respuesta es muy sencilla: una vez que haya pasado cierto tiempo, cierta información sobre el accidente desaparecerá. Asimismo, las personas que hayan presenciado lo que ocurrió también se dispersarán y te quedarás sin testigos, que son piezas vitales para armar y ganar un caso, como bien debes saber.

Así pues, si aprovechas el tiempo eficientemente, incrementarás enormemente las probabilidades de ganar el litigio y asegurarte un acuerdo justo de compensación por los daños ocasionados.

Cómo hacer la documentación

recolectar información luego de un accidente

Una vez que tenemos clara la importancia de recoger información y documentar todo lo que ocurrió, en los momentos inmediatamente posteriores al accidente, pasaremos a ofrecer algunos consejos para realizar esa documentación.

En primer lugar, y como punto básico y esencial, debes anotar el día, la fecha y el lugar donde tuvo lugar el accidente.

Dependiendo del tipo de accidente (de tránsito, en un lugar público, etc), debes observar el entorno y apuntar cualquier cosa inusual que notes. Por ejemplo, si la lesión personal fue el resultado de un accidente de tránsito, presta atención al clima: anota si hay lluvia, niebla o granizo. También observa el flujo vehicular y los espacios aledaños (si hay obras de construcción, por ejemplo). Por el contrario, si la lesión personal ocurrió en un lugar público, un lugar de trabajo, etc., fija tu vista en los peligros alrededor y las condiciones como la humedad.

Como tercer punto, concentra esfuerzos en conseguir información personal de los involucrados y los testigos. Es decir, intenta recoger datos personales de los dueños de las propiedades (edificios, vehículos) que estén directamente relacionadas con el incidente, así como información de contacto de todas aquellas personas que presenciaron lo que sucedió.

Además, respalda toda la información con material fotográfico. Todos los celulares poseen cámaras integradas, así que no hay ninguna excusa para que no puedas tomar fotos del lugar del accidente. Procura que no sean fotos irrelevantes. Tienen que ser fotos precisas y enfocadas.

No olvides dirigirte al centro médico más cercano. Poco importa si la lesión que sufriste fue leve o grave; lo importante es que un especialista médico examine la herida y la trate oportunamente. Si no fuiste el único lesionado, asegúrate de que los demás también reciban atención médica.

En caso de que el incidente haya sido un accidente vehicular, es fundamental que realices un reporte policial (si no hay ningún policía, claro está). Asimismo, es importante que no achaques responsabilidades: no te culpes del accidente, ni tampoco culpes a otras personas. Limítate a discutir los aspectos descriptivos del incidente, como qué pasó, dónde ocurrió y quiénes fueron los afectados. Queremos hacer mucho énfasis en no achacar responsabilidades.

Por último, aunque no por ello menos digno de consideración, ponte en contacto con un abogado. Preferiblemente, uno de nuestros abogados. Los profesionales que conforman nuestro equipo están repletos de experiencia y conocimientos sobre las leyes que rigen el asunto de las lesiones personales.

También puedes notificar lo sucedido a tu compañía de seguros. Sin embargo, evade cualquier tipo de negociación y evita suministrar información que pueda ser usada en tu contra. Antes de llegar a un acuerdo con tu compañía de seguro, es necesario que seas asesorado por un abogado de lesiones personales.

Razones para contratar a un abogado de lesiones personales de Abogadocontigo

Desafortunadamente, un común denominador en las personas que son víctimas de accidentes personales es la decisión de representarse a ellos mismos en un jurado. Esta decisión se toma con la creencia de que, de esa manera, estarán ahorrándose el costo de contratar a un abogado. Adicionalmente, esta decisión generalmente se toma en aquellos casos en los que el lesionado sólo experimentó una leve herida y posee un seguro que cubre la atención médica.

No obstante, todas estas creencias se pueden desmontar fácilmente: en primer lugar, la ausencia de un abogado puede ocasionar la pérdida del caso. Y esto, a su vez, hace que tengas que pagar de tu bolsillo todos los gastos; gastos que superan los honorarios de un abogado.

En segundo lugar, las heridas pueden empeorarse con el paso del tiempo. Si al principio es una herida leve, al cabo de unos días o semanas puede transformarse en una herida muy grave. Y los gastos médicos requeridos para tratar una herida grave son bastantes elevados.

Ésa es precisamente una de las razones por las que debes contratar a un abogado: si bien no es un médico, un abogado de lesiones personales puede identificar los factores y detalles del accidente e intuir la gravedad de la herida.

Pero ésa no es la única razón. A continuación, enumeramos varios motivos por los que deberías contratar un abogado en caso de un accidente personal, independientemente de la cobertura de tu seguro o la gravedad de la herida resultante.

  1. Existen factores ocultos en los accidentes personales. Estos factores ocultos pueden ser productos defectuosos, errores mecánicos, entre otros. Pero como su nombre lo indican, no son fácilmente identificables. Sólo la visión de águila de un abogado con experticia en el área puede localizarlos y analizarlos para determinar el impacto que tuvieron en el incidente. Y si no contratas a un abogado oportunamente, estos factores ocultos ya no podrán ser localizados.
  2. Algunas personas experimentan un incremento repentino en los niveles de adrenalina cuando son lesionadas en un accidente. Y esta adrenalina actúa como un sedante y dura hasta 48 horas aproximadamente. En resumen, no es posible determinar la magnitud de las lesiones sino hasta pasados varios días.
  3. Por otra parte, la honestidad es un valor que no está presente en todas las personas. Puede que tú seas una persona honesta, pero habrá otros que deliberadamente omitirán aspectos en su relato de los hechos con la finalidad de no sean achacados con alguna responsabilidad legal. Adicionalmente, la memoria es efímera, así que algunos detalles se pueden olvidar con cada segundo que pasa.
  4. Por lo general, las compañías de seguro intentarán llegar a un acuerdo de indemnización lo más pronto posible para minimizar los costos. Evidentemente, se aprovechan de la falta de conocimiento y experticia de los lesionados. Para contrarrestarlo, es fundamental la asesoría de un abogado de lesiones personales.
  5. Asimismo, la responsabilidad en un accidente no es absoluta, ni es fácil de determinar. Tal como apuntamos en el punto número 1, existen factores ocultos que pueden producir un desequilibrio en la distribución de culpas en un accidente personal. Un abogado de lesiones personales, además de identificar esos factores ocultos, también sabe de antemano cómo la culpa puede ser distribuida en el incidente.

Posibles responsables de un accidente

Las partes involucradas en un accidente personal pueden ser múltiples, lo que dificulta la labor de determinar las responsabilidades civiles. La identificación de los posibles responsables de un accidente es esencial para alcanzar un acuerdo de indemnización justo para ambas partes. Examinemos cuáles son los hipotéticos culpables de un incidente de lesiones personales.

  • El conductor de un vehículo o el dueño de una propiedad
  • Un negocio que ha alquilado un espacio
  • Los padres de la persona también pueden ser hallados culpables del incidente, siempre y cuando la persona en cuestión no tuviera la mayoría de edad
  • Empleadores, principalmente de una empresa de construcción. Muchos accidentes personales se originan por fallos en una zona de construcción. A su vez, estos fallos son culpa de los empleadores por no haber tomado las precauciones necesarias para evitar que esos fallos causaran daños a terceros.
  • Agencias gubernamentales. Aunque no lo creas, los distintos órganos detentores del poder pueden acarrear una carga legal por un accidente de lesiones personales. Evidentemente, estos accidentes deben ocurrir en un lugar cuya administración sea gubernamental, como las autopistas o las carreteras.
  • Organizaciones de servicio. La lógica es la misma que con las agencias gubernamentales: si el accidente ocurrió en un estacionamiento o en un edificio, es posible acusar a las organizaciones que prestan servicios a estos lugares si se determina que tuvieron algún impacto en el accidente.
  • Servicios de reparación. Imaginemos un accidente personal causado por un vehículo. Este vehículo fue reparado poco antes del accidente y reportó fallas mecánicas. Si se demuestra que estas fallas se debieron a una reparación mal hecha, entonces también es factible acusar a las empresas que prestan servicios de reparación.

Así pues, dada la multiplicidad de posibles culpables en un accidente de lesiones personales, no es un asunto sencillo el establecer responsabilidades. Afortunadamente, nuestro equipo de profesionales está en capacidad de saber la distribución de dichas responsabilidades, lo cual aumenta las probabilidades de conseguir una justa compensación por las heridas ocasionadas.