Las 10 categorías de productos defectuosos que más abundan

 

El ascenso de los pleitos legales por fallas en los bienes y servicios es una tendencia motivo de preocupación, especialmente en California, donde esta tendencia se ha acentuado de una manera notable.

A pesar de que una gran parte de los casos son similares entre sí, esto es, que consisten prácticamente en lo mismo, se presentan todo tipo de sucesos: desde alimentos contaminados, pasando por defectos en los equipos y el material utilizado en ciertos deportes y hasta fallas en el equipamiento médico.

Multitud de interrogantes se derivan de esta creciente problemática, algunas más relevantes o interesantes que otras; pero una que suele aparecer en el interior de la mayoría de las personas recién interesadas en el tema es la siguiente: ¿Cuál es el segmento de productos que se ha reportado con más fallas? Has dicho que “una gran parte de los casos son similares entre sí”, entonces ¿cuál es esa similitud? ¿Cuáles son las querellas más usuales?

En esta ocasión, tenemos la intención de ofrecer una respuesta clara a esas preguntas, por lo que este escrito es otro de los informativos que nos caracteriza. Así pues, continúa leyendo para que tomes conciencia de este asunto; y para que, al finalizar la lectura, compartas este escrito con tus amigos o familiares en pro de que también estén informados al respecto.

Las 10 categorías de productos defectuosos que más abundan

Ciertamente, el número de categorías relativas a defectos en bienes o productos es mucho mayor a 10. No obstante, decidimos escoger 10 porque nos permite abarcar una gran parte de esas categorías; estamos omitiendo algunas, es cierto, pero éstas no poseen la misma importancia que las 10 que vamos a señalar a continuación. Estadísticamente hablando, son irrelevantes.

Automóviles

No sólo están aumentando, sino que probablemente constituyen el segmento más pronunciado de los casos de productos defectuosos; los fallos presentados en los automóviles incluyen la intoxicación por monóxido de carbono, disfuncionalidad en el sistema de frenos del vehículo, combustión de neumáticos, defectos que provocan una aceleración súbita del coche, problemas en los cinturones de seguridad y otros tantos más.

Evidentemente, se ha encontrado una relación entre el incremento de los accidentes de tráfico –con sus consecuentes infortunios como personas lesionadas o muertas, en casos extremos- y el aumento de los casos de defectos en los automóviles. Considerando, de esta manera, las gravísimas consecuencias de estos casos, es importante que escojas una buena representación legal para que los afectados obtengan justicia; y no debes buscar más, pues aquí estamos nosotros para ser tu representación legal.

Productos infantiles

Al igual que con los casos de automóviles, los defectos en productos para infantes acarrean consecuencias gravísimas. Pero en términos de percepción del consumidor, los defectos en productos infantiles suponen un mayor problema. Permítanos explicarnos: un consumidor promedio, naturalmente, puede tener un grado de conciencia acerca de la posibilidad de existencia de fallos en su automóvil. No obstante, un padre o una madre, al adquirir un artículo para su(s) hijo(s), tiene la creencia (éticamente fundamentada) de que el producto ha pasado por varias pruebas que garantizan su inocuidad y seguridad para el infante. Sin contar, claro está, que la fabricación de un automóvil es más compleja que la de un juguete, así que es factible pensar que en un automóvil puede haber fallas, mientras que un juguete no.

Y lamentablemente, los problemas en la fabricación, manufactura o ensamblaje de los juguetes y demás productos infantiles son unos de los más comunes como categoría de productos defectuosos. Recomendamos tener sumo cuidado con estos artículos, debido a que lo que está en riesgo es la propia integridad del niño.

Productos para el cuidado doméstico

Tener un hogar limpio, aseado y estéticamente agradable es un objetivo que la mayoría de las personas se plantea. Para conseguirlo, es necesario adquirir una serie de productos fabricados específicamente para el cuidado del hogar. Y es completamente inaudito que hasta esas labores posean algún tipo de riesgo debido a la presencia de fallos en esos productos para el hogar. Y son más comunes de lo que se piensa.

Muebles

Los aparadores, los muebles y demás productos que también están vinculados al ordenamiento estético del hogar han estado asociados a incidentes desafortunados, como el aplastamiento de niños, que han causado su muerte. A pesar de que estos casos son relativamente recientes, se han convertido en uno de los 10 litigios más usuales.

Aparatos médicos

Con respecto a la tecnología médica, la percepción del consumidor de la que hablamos anteriormente también tiene un papel importante. Es asumido (y con razón) que los aparatos médicos no tendrán ningún defecto, sino que funcionarán a la perfección, permitiendo que la persona que los está utilizando se sane completamente. En la práctica, ha ocurrido todo lo opuesto: algunos aparatos médicos han tenido defectos y, en vez de salvar la vida de la persona, han ocasionado su pérdida.

Productos para la limpieza

Tal como apuntábamos hace un momento, labores tan sencillas e irrelevantes (en cierta forma) como la limpieza y el aseo del lugar donde habitamos se han vuelto labores peligrosas. Los productos para la limpieza como jabones, detergentes y desinfectantes (por mencionar sólo algunos de ellos) poseen químicos en su composición que, de acuerdo a algunos estudios, pueden provocar la aparición de reacciones alérgicas, defectos congénitos, cáncer, irritación en los tejidos, entre otros.

En estos casos, la negligencia se vislumbra de varias maneras, pero principalmente por medio de la inexistencia de información sobre esos compuestos y la proporción que está presente en el producto. Si desea indagar con exactitud sobre este asunto, le recomendamos que le eche un vistazo al proyecto de ley del Senado número 258.

Alimentos contaminados

Es una regla general que, en casos de perjuicios producidos por la ingesta de alimentos o bebidas contaminados, hay negligencia por parte de la empresa que los ha producido. Esto se debe a que el sector alimenticio es uno de los más regulados a nivel nacional, por lo que todas las compañías, en teoría, que laboran en ese sector deben apegarse a parámetros bien establecidos sobre la seguridad y la calidad de los productos que están comercializando.

Así las cosas, no hay cabida para justificación en los casos en los que una persona se vio seriamente afectada por el consumo de alimentos o bebidas en lamentables condiciones. Es que es completamente inconcebible que, en pleno siglo XXI, puedan comercializarse alimentos o bebidas contaminados; inaudito que podamos enfermarnos por ingerir estos productos. Es por ello que la negligencia es un elemento siempre existente en este tipo de litigios.

Maquinaria y equipo industrial

Los trabajadores pertenecientes al sector de la construcción y al sector industrial en general deben utilizar maquinaria y equipo que esté en consonancia con los estándares de seguridad. Un mínimo defecto en dicha maquinaria puede ser, en definitiva, el motivo para la muerte de un trabajador, sobre todo si consideramos que esta maquinaria es extremadamente pesada y su manejo no es una tarea precisamente fácil.

Por esa razón, la administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA), la institución encargada de velar por el cumplimiento de los derechos de los trabajadores, también presta mucha atención a la funcionalidad del equipo utilizado por los obreros. Las supervisiones llevadas a cabo por la OSHA siempre incluyen la seguridad de la maquinaria como uno de sus objetos de revisión.

Utensilios deportivos

Inclusive, actividades aparentemente carentes de peligros como el deporte no escapan de los productos defectuosos. Casi todos los deportes requieren utensilios, material y equipo que debe estar completamente funcional, sin fallo alguno. No sólo por la seguridad del deportista, sino también porque su rendimiento está ligado a la eficiencia de sus “herramientas”.

Entonces, también se debe ser cuidadoso a la hora de adquirir equipamiento deportivo. Ya hemos atendido numerosos casos en los que se ha observado problemas con pesas; defectos en guantes de béisbol; fallas en material para natación, entre otros. La seguridad del deportista se ve seriamente comprometida si utiliza equipo de dudosa calidad o procedencia.

Vestido, joyería y accesorios

Como décima categoría de productos defectuosos más frecuente, tenemos la de vestido, joyería y accesorios. No hay mucho que decir al respecto, sólo lo mismo de siempre: una actividad tan normal como vestirse y colocarse prendas y accesorios embellecedores tampoco está exenta de riesgos, por cuanto también se han reportado defectos en la fabricación de vestido (ropa), joyas y accesorios.

Pero hay que resaltar lo siguiente y es que existe un inconveniente con este tipo de productos: los defectos no son visibles a simple vista y es por ello que son tan comunes. Los fabricantes los pasan por desapercibidos y son puestos en el mercado con los defectos incluidos. No se conocen sino hasta que hay perjudicados, es decir, cuando ya es demasiado tarde.

Para finalizar, te extendemos la invitación a que anotes nuestros números de contacto. De esta manera, en caso de que te veas involucrado en un percance producido por un producto defectuoso, no tendrás dificultades para conseguir una representación legal que tenga pleno conocimiento jurídico, experiencia en el área, especialización y disposición a conseguir justicia, sin importar contra quien se esté enfrentando.

¡No esperes que sea demasiado tarde! Además, la consulta inicial es gratis, por lo que atenderemos los detalles de tu caso sin tener que sacar un solo dólar de tu bolsillo.