Skip to Content

¿Cómo demandar por productos defectuosos en Huntington Park?

Las demandas de responsabilidad por productos defectuosos permiten a los consumidores lesionados recuperar los daños contra los responsables implicados en cualquier etapa de la fabricación de productos, la distribución o el proceso de venta al por menor. En comparación con las demandas por lesiones personales estándar -a menudo basadas en una teoría de la negligencia- estas reclamaciones de responsabilidad por productos, en el Estado de California se basan generalmente en una teoría de la responsabilidad objetiva.
La responsabilidad objetiva no requiere que el demandante demuestre la negligencia del demandado. En pocas palabras, bajo la responsabilidad objetiva, si un demandante ha resultado lesionado y esa lesión fue causada por la conducta del acusado -sea dicho comportamiento fue negligente o no- el acusado será declarado responsable de las lesiones del demandante. Aunque la responsabilidad objetiva parece a primera vista una maquinación para cambiar injustamente el costo y el riesgo de carga a las empresas y los creadores, la estricta ley de responsabilidad del producto está destinado a igualar las asimetrías sustanciales financieras, legales de los recursos que existen entre los fabricantes, los distribuidores y los minoristas y los consumidores que sirven. En otras palabras, es beneficioso para la sociedad que los acusados ​​comerciales absorben los costos legales de la responsabilidad estricta, ya que son la mejor equipados para hacerlo.
A pesar de estos esfuerzos para igualar el campo de juego para los consumidores lesionados por productos defectuosos, las reclamaciones de responsabilidad por productos son mucho más complicadas, y llenas de dificultades adicionales, que las demandas por lesiones personales estándar, basadas en la negligencia. Los acusados ​​comerciales pueden y de hecho a menudo tirar recursos legales significativos en demandantes de responsabilidad del producto para asegurar que los otros demandantes no se animan a litigar sus propias reclamaciones. Como resultado, el éxito en la responsabilidad del producto requiere la ayuda de un abogado que es un experto con experiencia en litigar contra acusados ​​comerciales.
Bajo responsabilidad estricta del producto, existen esencialmente tres tipos de las reivindicaciones, cada uno de los cuales requiere que el demandante debe probar diferentes elementos para tener éxito: 1) demandas de fabricación defectuosa, que implican un defecto en un elemento específico producido; 2) reivindicaciones por defectos de diseño, que implican un defecto en el diseño de una línea entera de productos, en lugar de un elemento individual; y 3) la ausencia de advertencias, que implican la responsabilidad del acusado por no advertir de forma adecuada al demandante acerca de los peligros de usar el producto, exponiendo así al demandante a riesgos excesivos e inesperados de daño.
En las reclamaciones por productos defectuosos, a pesar de que el demandante se lesionó como resultado de usar el producto, es importante que el demandante ha utilizado el producto de la manera que fue pensado bien o un uso razonablemente previsible del producto.
Por ejemplo, el producto  Q-Tip no está destinado para uso como un limpiador del oído, pero dado que el uso no previsto es común y ampliamente conocidos, tales uso probable sería considerado un uso razonablemente previsible del producto.
Si un fabricante es consciente de un uso previsto no razonablemente previsible, de uno de sus productos y dicho uso presenta riesgos adicionales (en comparación con el uso previsto), el fabricante puede o bien minimizar el riesgo de tal uso dando la debida advertencia a los compradores de los riesgos que entraña.
En las reivindicaciones de responsabilidad de productos que implican defectos de fabricación, el demandante afirma que el producto fue fabricado defectuosamente, en comparación con otros productos de la misma línea. Específicamente, el demandante afirma que la unidad o unidades que los hirió en particular, estaba defectuosamente fabricada de tal manera que presenta un riesgo adicional de daño, y que el daño causado ​​realmente era un resultado de dichos defectos de fabricación.
Para tener éxito en un caso de defectos de fabricación, el demandante debe demostrar que: 1) identificar al demandado fabricador, distribuidor o vendedor del producto en cuestión; 2) el producto contenía el defecto relevante cuando salió de la posesión del acusado; 3) demandante se lesionó; y 4) las lesiones del demandante fueron causadas sustancialmente por defecto de fabricación del producto.
En las reclamaciones de responsabilidad de productos defectuosos que implican supuestos defectos de diseño, el demandante afirma que el producto fue diseñado defectuosamente. Y la cuestión es, pues, presente en  todos los productos de la misma línea. Como tal, los efectos del diseño de productos defectuosos pueden ser más fácilmente replicable que los efectos de una realización defectuosa. En realidad, sin embargo, las demandas de diseño defectuosos son bastante complicados para litigar, ya que implican necesariamente el uso extensivo de expertos tanto en el lado demandante como del lado demandado. Como demandados comerciales suelen tener amplios recursos financieros, y quizás más importante, el acceso a los principales expertos de la industria, puede ser una batalla cuesta arriba para demostrar que el producto del demandado fue diseñado defectuosamente, y además, que el diseño defectuoso fue el hecho de causa en de las lesiones del demandante.
En California, hay dos pruebas de uso vistas frecuentemente en la evaluación de las reclamaciones de responsabilidad del diseño de productos defectuosos: la  prueba de las expectativas del consumidor y el  examen de riesgo-utilidad (también conocida como la  prueba de riesgo-beneficio ). Demandantes que participan en litigios de responsabilidad de diseño defectuoso deben estar preparados para la posibilidad de que su reclamación se examinará en tanto las expectativas del consumidor y las pruebas de riesgo-utilidad.
La ventaja de la prueba expectativas de los consumidores es que es fácil de entender. Bajo la prueba de las expectativas del consumidor, el diseño de productos defectuosos se considerará tal si no cumple con la mayor seguridad que un consumidor ordinario sería de esperar que éste realice. Debido a que el carácter defectuoso del diseño en la prueba de las expectativas del consumidor depende de la intuición popular en comparación con las calificaciones de datos y de la industria primas, el valor del testimonio de expertos se minimiza considerablemente. Hasta cierto punto, la prueba de las expectativas del consumidor es beneficioso para el demandante, ya que nivela el campo de juego al minimizar la importancia de expertos de la industria y de diseño.
Bajo la prueba riesgo-utilidad, una vez que el demandante prueba que el diseño de productos defectuosos ha causado sus lesiones, la carga de la prueba se traslada completamente a la parte demandada. Si el acusado no puede demostrar que la utilidad es mayor que el riesgo, entonces el demandante va a ganar el caso.
A diferencia de la prueba de las expectativas del consumidor, que es casi totalmente subjetiva (depende de las intuiciones subjetivas de los consumidores habituales en cuanto a la seguridad del producto), la prueba de riesgo-utilidad intenta incorporar una cierta apariencia de análisis objetivo. En lo que demuestra que la utilidad (conocido de otra manera como los beneficios) es mayor que el riesgo, o viceversa. Los factores relevantes incluyen el riesgo de daño y la gravedad de tales daños, la viabilidad de un diseño alternativo, y las desventajas inherentes a los diseños alternativos más seguros.
Bajo la responsabilidad estricta de producto Californiana, un acusado que es consciente de que los consumidores están utilizando su producto de una manera razonablemente previsible que los expone a un riesgo de daño debe advertir a los consumidores del riesgo de daño. De este modo, se espera la advertencia de la parte demandada para alterar el comportamiento de los consumidores, de modo que el daño potencial puede ser evitado. Si el comportamiento de un demandante no habría cambiado -y por lo tanto, no se habría evitado la lesión- cuando se les da la advertencia, entonces el fracaso de la demandada está asegurado. El acusado sólo puede ser considerado responsable de una falta de advertencia cuando dicho incumplimiento podría haber alterado el resultado.
Otra preocupación digno de mención es el del conocimiento, desde la perspectiva tanto del demandado y el demandante comercial-consumidor.
Para una consulta gratuita con un abogado experimentado en lesiones personales, de gran éxito, llame a las oficinas de Abogado Contigo para configurar su cita gratuita hoy mismo.

Consulta Gratis

Avrek Law Firm Team

¿Lastimado? Escoja Los Mejores

888-333-8515Disponible 24/7