Maryam Parman

En el momento en que Maryam Parman entró en la escuela de leyes en 1994 en la Western University College of Law, ella ya sabía lo que quería hacer una vez que obtuviera su Juris Doctor (JD). Como estudiante universitaria, estudiando pre-medicina en la Universidad de California, Irvine, había desarrollado una conciencia de la lesión humana y sabía que quería ayudar a la gente que había sido físicamente dañada.

Decidió lo que quería hacer convirtiéndose en abogada. Desde que lanzó su carrera en 1998, Parman ha hecho precisamente eso, centrando su práctica exclusivamente en ayudar a las personas heridas en lograr que sus vidas vuelvan a la normalidad.

Durante su año final en la escuela de leyes, Parman fue secretaria en una empresa de lesiones personales del demandante y luego se unió a esa firma como asociada después de obtener su doctorado, avanzando hasta convertirse en socia después de solo dos años. Un año después, ella se aventuró a salir para comenzar su propia práctica, la cual ha operado desde entonces.

Su propia práctica continúa enfocándose únicamente en casos de lesiones y muerte resultantes de accidentes de automóvil, responsabilidad de las premisas, responsabilidad de productos, el maltrato de ancianos, la brutalidad policial, ataques de animales, y los accidentes en sitios de construcción.

Resultados: Veredictos y acuerdos obtenidos para los clientes.

Durante su camino, ha conseguido numerosos resultados significantes para sus clientes. En 2011, diseño un acuerdo de $6 millones inmediatamente después de la selección del jurado para un caso relacionado con un accidente de automóvil que causó lesiones a la familia demandante, incluyendo un niño que sufrió lesiones de traumatismo craneal como resultado. Obtuvo este gran acuerdo después de que la compañía de seguros no pagara a tiempo $50.000, abriendo la “tapa” de la política y obligando a la compañía de seguros a pagar mucho más.

En 2008, Parman ganó un caso contra el estado de California por $4.75 millones siguiendo un accidente de coche en el que su cliente que era un pasajero fue severamente dañad cuando el vehículo perdió el control y se chocó contra un guardarraíl. La demanda alega que la barandilla estaba defectuosa.

Y en julio de 2013, consiguió un acuerdo de $1.25 millones en un caso de brutalidad policial contra el condado de Kern. El caso alegaba que el policía golpeó al cliente, rompiendo sus dos piernas.

Parman considera su éxito como abogada al producto de la experiencia y el compromiso.

“Conozco la ley realmente bien”, dice. “Conozco muchos de los caprichos de la jurisprudencia con los que la mayoría de los otros abogados no están familiarizados, por lo que realmente puedo maniobrar mis casos para proporcionar el mejor servicio y los mejores resultados a mi cliente”.

Pero eso es solamente una parte de la ecuación, mantiene ella. Otro gran aspecto de ser un buen abogado demandante, dice, es el servicio al cliente.

“Siento que es realmente importante tener buena comunicación con mis clientes”, dice Parman. “Realmente nos preocupamos por nuestros clientes aquí e intentamos conocerlos realmente”.

Para Parman y el despacho Avrek Law, el compromiso al servicio al cliente es más que solamente una promesa verbal. El despacho utiliza software propio, por ejemplo, que permite a los clientes tener acceso a sus archivos y a un sistema automático de correo electrónico para mantenerlos informados del desarrollo en sus casos.

Parman está profundamente involucrada en numerosos grupos de colegios, incluiyendo Abogados de Consumidores de Los Ángeles, Abogados de Consumidores de California, el Foro de Abogados del Millón de Dólares y el Foro de Abogados Multimillonarios. Ella es miembro también de cuatro cortes federales del distrito en California.

avrek-law-firm-2015-super-lawyers-award-irvine-personal-injury-attorney

Además, es miembro de la junta de la Fundación WIN, que ayuda a proporcionar recuperación de abusos a mujeres y niños. También sirve a esta organización como consejera legal.

En su tiempo libre, disfruta pasando tiempo con su hijo pequeño, haciendo ejercicio, y leyendo sobre nuevos desarrollos legales en lesiones personales.